CLAVER NARRO CULQUE

 CLAVER NARRO CULQUE, nació en Buldibuyo – Pataz, departamento de la Libertad.  Poeta, abogado, periodista y profesor universitario.  Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Trujillo y los post grados en la Universidad Federico Villarreal. Participó en los Juegos Florales de Cuba obteniendo Mención Honrosa. Fue dirigente de Prensa y Propaganda del Sindicato de Trabajadores Judiciales de Lima. Fundador del Sindicato de Trabajadores del Poder Judicial de Lima (SITRAJUL) Miembro de la Asociación Cultural Siglo XXI - SJL. y es  Presidente del Movimiento Cultural Literario NOKANCHI KANCHU Ha publicado los poemarios  “La Palabra Encarnada”  y “La Palabra de la  Gaviota”, cuentos y plaquetas, en fecha próxima publicará  “La Palabra de Malena”.  Radica en el distrito de San Juan de Lurigancho, Lima, Perú.

 CANTO A MI POESIA
En alguna parte y en algún tiempo
quizá fuera del tiempo mismo
Mi poesía será silenciada
mi poesía será amordazada
mi poesía será enviada con grilletes y fusiles,
amarrada  con expedientes de luto y rezos 
al centro de readaptación de Lurigancho
para que la espante el miedo 
y no sea insolente.
Silenciada porque a muchos no les gustará,
porque denuncia y condena
a la civilización capitalista,
porque denuncia y condena la hipocresía,
porque denuncia y condena la ignominia,
porque y denuncia y condena el atropello
a los derechos humanos.
Dirán que es una historia de perros,
dirán que mi poesía no sirve
Dirán los peores epítetos,
la pisotearán.

Dirán con estentóreas risotadas
que es puro sentimentalismo,
que es cosa de mujeres.
Pero bajo el rojo resplandor del crepúsculo,
algunas pupilas,
miles,  millones brillarán

Y algunos rostros de expresión altanera
cambiarán de rasgo
porque mi poesía derrotará al enemigo del pueblo.
Luego vendrán días en que el sol reirá,
porque los ricos que desgarran las carnes de los niños pobres
pasarán a entenebrecer sus cuerpos rancios
a la dimensión donde bailan las sombras,
dándose besos con los gusanos.
Allí donde todo se carcome con el tiempo
A donde no llega ni el sonido ni el quejido
Mi poesía seguirá dejándose sentir
Mas altiva y desafiante.

JUSTICIA
Hoy JUEVES a las seis sin sol
mi aureola poética ha destellado... tu imagen
He visto tu sonrisa, tú música entre libros y papeles
ha taladrado mis oídos
carcomiéndome las entrañas tu sonido,
que es como la fuerza constante que me cuida,
que me vigila en mis horas perseguidas.
Amor!! en estos minutos que lánguidamente se escapan
llevándose mi vida, Tú estás conmigo.
Abrasarte quiero, pero te acercas, me tocas y me dices
Chino, crees en la justicia? ¿crees en la justicia? Me dices.
Y tu pregunta hace volar códigos, normas y leyes..
La verdad que me siento como tambor que resuena
porque para nadie es un secreto que
en este mundo de cemento y armas sofisticadas,
de coimas y violaciones,
hay que tener mucho dinero
para lograr que la justicia nos ampare,
La justicia, se escapa de las manos toscas del pobre.
La justicia, no es la dama de la sonrisa
que como la Venus de Milo se mostraba desnuda a los hombres,
HOY la justicia, descubierta sus ojos
con la mirada al vacío.. al punto omega del acontecer cósmico
deja que el rico, deja que el poderoso,
deja que el mafioso, en contubernio con sus amigos
con uñas y con monedas, despoje
hasta de su nombre al oprimido,
al que nació de pié y con partera
con un pañal roto del vestido de su madre
y lo manda al gozne del tiempo,
lo manda al gozne del frío y del hambre,
ante la mirada indiferente de los hombres.
Amor!! la justicia ha perdido la balanza,
no es el ángel que sostiene al pobre
para que no se caiga al pie de la tierra..
Y en este período de desconcierto, de caos,
de violaciones, de mafias, de asesinatos, de corrupción,
los que no tenemos dinero, solo podemos
resistir, resistir y resistir
hasta morir silenciosamente sin quejidos
en una tarde con crepúsculo lleno de brillo,
con ríos de lágrimas y amor que no tiene el poderoso.
No hay justicia. No hay justicia Morena mía!!
compañera de mis horas de lucha,
compañera de mis días sin explosivos, ni balas. Te amo!!
y amo también a nuestros hijos
y benditos sean ellos
Si no permiten que los delincuentes políticos
Corten la semilla del progreso de nuestro pueblo.

MARITA
Alguna vez te dije en el campo
cuando la lluvia alcanzó a caer en nuestros ojos     
que una piedra es una piedra

Pero un hombre es ineluctable
Y un hombre cuando se realiza y tiene un ideal 
  


y lucha por instaurar la justicia,
prefiere que las balas de la represión
le saquen astillas de las piernas
antes de traicionarse a sí mismo.
Ese hombre, nunca muere
porque el eco multiplica su voz
El guerrillero era hombre,
Y cuando les hablaba a los explotados,
Sus ojos, su piel, se llenaban de grandeza
como la inmensidad de los ríos y montañas,
y la claridad opaca del amanecer neblinoso
descendía en una luz tenaz de réplica contra el enemigo.
MARITA
Alguna vez te dije, musitando en tus oídos
Que un día de octubre con luz amarilla
fue aprehendido y torturado
como un criminal..
Él era un hombre para América Latina
lo abatieron en Bolivia, donde los pájaros
y los árboles que sabían bastante de él
siguen cantándole su himno de revolución.
Y su voz nunca se apagará
aunque los explotadores
pongan las más pesadas nubes sobre su tumba.
En el aire seguirán hirviendo briznas de oro
Porque él dijo:
¡Serénese, apunte bien. Va a matar usted a un hombre!!!


GROTESCA TUBERCULOSIS

Cuando la noche ha caído por completo
el obrero camina a su morada
con la imagen del capataz en la retina.
En sus ojos de un verde acerado
hay ansiedad de llegar pronto a su rincón,
para narrarle a su compañera,
que mientras ellos se descascaran como las paredes viejas
trabajando de siete a siete por un mísero salario
que no alcanza ni para comprar sueños,
el burgués en su residencia
se revuelve en su lecho enloquecido de felicidad,
con su maja que lo tiene todo.

El obrero quiere llegar pronto a su casa,
cuyos rincones duermen las sombras
del hambre y la desocupación,
para narrarle a su compañera,
con la voz lejana de quién resucita un viejo dolor,
que ayer cuando caía la tarde
fue al hospital para curarse de la TBC
que cada vez acibara su vejez
que cada vez desmenuza su ser.


Quiere llegar pronto a su casa,
mirando al cielo de luto
para narrarle a su compañera
que por culpa del patrón que no le paga lo justo
hoy él es como el aliento de los desgraciados
enterrados vivos en el quiste de ladrillo y hierro
Para decirle a su compañera que la TBC
le hace sentir el azúcar dulce en los labios
pero amargo en los ojos
porque atrás del negro palmar del arroyo
están las metralletas del ejército ramplón,
al acecho para defender a los vampiros del pueblo.
Para decirle a su compañera que juntos,
espantando al miedo, derrotarán al enemigo.

 Y DESPERTE..

Sombras de sollozos reprimidos,

estaban arañando el cielo seco y ardiente.

Yo con mi sonrisa de hueso,

daba pasos trémulos por la pradera.

-huía con mi pelo de herrumbre-

del pensamiento sanguinario

de Pinochet, de Banzer y Geisel.

 

Até mi sueño con una cinta roja

y el cielo azul extendía

su cóncavo dosel sobre la tierra.

Yo con mi poesía en la mano,

que con el paroxismo del dolor

por el hambre y la miseria,

se convertía en fusil.

Seguí mi camino. ¿Y saben?

me encontré con la muerte y me dijo,

que la ley no es siempre la justicia,

que por eso él tenía ya los ojos

apeñuscados con los años,

allá en la contracción diáfana

 e insondable,

en el espacio infinito

donde van los hombres

que luchan porque la tierra,

el agua, el aire y los medios de producción

 sean del pueblo.

 

Desperté y me encontré

con un niño blanco y rollizo

con sus párpados de rosa finos

y transparentes

que me pedía un pan por favor.

Pero yo, era como una sombra

que volvía de la muerte.

Sombra por fuera y por dentro.

pero resuelto a seguir luchando,

y seguir muriendo

con la sinfonía de balas,

en la soledad augusta

de mi tierra brava  ¡Chimbote!

donde el blando arrullo del oleaje,

de su enjuta playa

siempre susurrará al oído de mi amor,

mi poesía rebelde.

 MI PUEBLO

Yo nací en un pueblito

¡En la rocosa cordillera…en Buldibuyo!!!

Ahí donde los caballos

del potrero aburridor salen a la libertad,

bajo el cielo azul.

Donde el camino de tierra colorada

corta el pasto helado

con precisión admirable.

Donde el viento, muy frio

cristaliza aún más la claridad de

la mañana de oro.

 Yo nací en ¡!Buldibuyo!!

Con la mañana encendida de sol,

mis hermanos chacareros y campesinos

quemados por la escarcha,

recibiéronme con música de arpa,

instrumento que canta las penas de nuestra raza

y que canta sus esperanzas de libertad.

Y vine a este mundo para ser libre.

Y no encadenado por los eslabones invisibles

de la esclavitud moderna,

Sombra malhadada e infame

que corroe el alma del pueblo.

 

Hoy muchos de mis hermanos

habitan los cerros,

viven en la pobreza    

con esteras, con hambre y de frío.

Ahí están los míos,

Taciturnos, sentados en la arena.

 

Ellos quieren ser libres

y lo lograrán porque

 romperán las cadenas de la explotación

y volverán

a mi hermosa cordillera,

a ser felices y sentirse orgullosos

con sus plantaciones de maíz y papas

sembrando rosales

cosechando rosas.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIRIAM LOPEZ AGUIRRE

Antonio Silva García

JUAN VILLENA ZÁRATE