Antonio Silva García


Antonio Silva García (Chancay 1942) gran decimista peruano. Ha publicado sus décimas  en variadas revistas de la capital y reproducidas en libros en Chile y Ecuador. Es integrante de la Agrupación de Decimistas del Perú; del Taller de la Controversia y Saboreando la Décima en Lima.. Es Presidente de la Asociación de Poetas y Escritores de Chancay, miembro honorario del Gremio de Escritores del Perú, participa con la “Casa del Poeta” y con “Todas las Sangres” en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Movimiento Cultura Literario Nokanchi Kanchu. Fue homenajeado en la Casa de la Literatura Peruana y reconocido por el Ministerio de Cultura como Persona Digna de la Cultura.
ENREDOS FAMILIARES
Tengo un hijo que no es mi hijo
Pero lleva mi apellido,
Diez años he padecido
Por saber el acertijo.
Cuando yo era pescador
Y en mi barco navegaba
En cada puerto que anclaba
Encontraba un nuevo amor.
Era como un picaflor
Muy lleno de regocijo,
De ese tiempo no me afijo
Tuve muchas aventuras
Por culpa de estas locuras
Tengo un hijo que no es mi hijo.
Les cuento que me case,
Mejor dicho me casaron,
Y que un niño me arrumaron
Al que quise y adoré.
Más, grande sorpresa fue
Cuando justo allí en mi nido
Después de haberle reñido
Me ha confesado la madre
Que del niño no soy padre
Pero lleva mi apellido.
Me dijo que con mi hermano
También tuvo relación,
Y no perdió la ocasión
Con zutano y con mengano.
Con un tono toledano
Después dijo haber metido
Y que lanzo su gemido
Por estar llena de ira.
Por culpa de esta mentira
Diez años he padecido.
Con este acto circense
Se acabó la pantomima,
Ya destruyo mi autoestima
No espere que la dispense.
Aunque de rodillas piense
Jurarme ante un crucifijo,
Un ADN le exijo
En busca de la verdad.
Sigo con la terquedad
Por saber el acertijo.



DÉCIMA
¡Mi azúcar no está lejos!
¡Músicas de Chincha, digan
al Maestro Antonio Silva,
aquí hay oro y sentimiento!
Hoy tarde en cálido viento
escuché voces de Bartola
y Nicomedes, voces salerosas
palpitando como su Perú.
Oh, viento de mares y Landó
troca penas en baile, mis horas.

La Navidad sería completa
si a morenos de Historia,
con humanidad en la moda,
amaría sus almas, no telas.
Por tener negra galleta
en mi país, como ninguno,
a pobres negros, con insultos
y palos, lo blanquean como topos.
Y, si pasean de terno negro,
creen ver ... ¡Lima, en Castro Castro!   


Sin embargo, hay hermanos
que honrados y artistas
Sudan filmando películas.
Como Anicama en "El Niño
poeta pintando noches de Pisco".
Aquí, hombre que trabaja
triunfa, como cholos con fuerza
abriendo élites de peso.
Un modo de dar ejemplo
a Presidentes que ya revientan.

¡Maestro! Sin oro tener
va primero en lista del año
con sus décimas de mago.
Su secreto de eléctrico tren
muchos jueces quieren saber.
Lo miran dormir en Chincha
y amanece tomando chicha
en Chancay. ¡Qué buena fiesta!
Esos jueces por tal receta
rompen mano cada día.

Ud., parece cantante de rock,
come gallinas a la inglesa
donde guitarras lo llevan.
Su mesa, lo demuestra mejor.
Con buen diente, a todo sol,
muerde en Chincha y despierta
en Chancay. Por eso, los poetas
lo saludan como chamán,
como yatiri, y ... ¡en el altar!
las musas pelean ... ¡por su presa!

¡Vaya! Lima es plata en jardín.
Hay agua y centenarias vacas.
Por eso, siembro en mi Huaca,
dextrosa, libros y ají.
¡Maestro! ¡En Año Nuevo venid!
Venid con aires de Chincha.
Navidad ha venido con gringas.
Año Nuevo vendrá con morenas.
¿Y, Bajada de Reyes ... ya cerca?
¡Será, décimas, cuyes, ... en Lucía!

ENRIEDOS FAMILIARES II
Tengo un hijo que no es mi hijo
Pero lleva mi apellido,
Treinta años he padecido
Por saber el acertijo.
Todo lo cura el amor
Y sana cualquier herida,
Quien no ha pasado su vida
Sin sentir un sin sabor.
Aunque nos causa dolor
Así es la vida carijo
Tu verso sirve de alijo,
Muchos casos más se ven,
Te contaré que también
Tengo un hijo que no es mi hijo.
Yo también te contaré,
Que allá en la maternidad
Por una casualidad
Me cambiaron él bebe.
Y por mas que investigue
Tú, aquí en mi hogar has crecido
Es mucho tu parecido
Todo lo mío lo tienes,
No cargaras con mis genes
Pero llevas mi apellido.
Sin embargo el verdadero
Ha de ser ya todo un hombre,
Quiero aun darle mi nombre
Y decirle que lo quiero.
Sé bien que no soy el primero
Que al cielo lanza un quejido,
Que me perdones te pido
No hagas caso a mi locura.
Por dar con la criatura,
Treinta años he padecido
¿Qué hubo oh! no una confusión,
Oh! lo cambiaron adrede?
Ojala alguno de ustedes
Me dé una aclaración.
Si hubo o no suplantación
Por ti, cual fiera me erijo,
Tú, serás siempre mi hijo
Así pasen diez mil años
Y padezcan los extraños
Por saber el acertijo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MIRIAM LOPEZ AGUIRRE

JUAN VILLENA ZÁRATE