ISAAC SOTO GAMARRA

Isaac Soto Gamarra, nació en la ciudad  Inca del Cusco a dos cuadras del que fue el Koricancha . Templo principal  del Tawantinsuyo .Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Inca Garcilaso de la Vega y sus estudios universitarios en la Universidad San Antonio Abad del Cusco estudiando la Carrera de Ciencias de la Comunicación  . Escribe poesía en QUECHUA , y Castellano .Tiene relatos y poemas inéditos. Participa en eventos de poesía en Lima y provincias.  Actualmente pertenece al grupo literario Nokanchi Kanchu del distrito de San Juan de Lurigancho. Sus poemas lo difunde en el canal YouTube Samincha  

URPITUCHAY

Muyuspa muyuspa
Hanaq pachata tapurikuykuspa Maskhaykamurirayki

Raphaykunata phalachispa Wayrata k’utuykuspa Tariparusaq nispa Ayparusaq nispa Maskhayakamurayki

Kunan chhaynata Wañuywan aysarichikurani Sonquy phatarisqa Raphraykuna p’akirisqa

Kunan chutalayakushani Phuruykuna wishñirisqa Chhuruypas ch’eqtarisqa

Ay yanallay yana!! Ay urpillay urpi!!.

Autor: Isaac Soto Gamarra

KIKUYUHINA

Kikuyuhina ukhu sonqoykipi mirarisaq Chay chawpi ukhuchallaykipi mat’ikusayki Mana yachakusqayki hinalla
Mana qasukusqayki hinalla Hap’iparirikusayki
Manañan kacharisaykichu
Manañan saqeyparisaykichu Manapuniñan!
Cheqnirukuqtiykipas Millarirukuwaqtiykipas
Manañan
Lloqsirirusaqñachu,
Manañan!
Ayqerirukusaqñachu

Imayman panpakunapi kikuyu mirarin Millachasqa
Imaynan manayupa qorahina cheqnirisqa Masth’arikun

Cheynata sonqoyki perqakunapi wichapakusaq chaynata sirk’ayki yawar hina phawarisaq

Kikuyu hina wit’usqapas
Mirarillan
Qhorosqa p’atakiskapas phutirillan Ñoqa chayñallata sonqochaykipi

Mirarisaq
Phutirisaq
Sonqoypa ruruchallay Ñawipa t’ikachallay.

Autor: Isaac Soto Gamarra

HATARIKUSUN LLANKARISUN LLANKARISUN

Waykey panay Hoqmanta HATARISUN Yapamanta riqch’arisun

Amaña puñusunchu Amaña waqasunchu

Ñan pisqa pachaq wataña
Wañuy puñuywan aysachikushianchis

Ñataq mayukunapas
Qochakunapas
Yawar waqaywan phoqchirikushianña

Wayna sipaskuna Hatariychis
Sayariychis
Qankunawan hoqmanta Lliphllirinqa
Tawantisuyo Qankunawan yapamanta K’ancharinqa

Allin kawsay Qoriqollqe hinaraq

Makinchiswan Chakinchiswan QHAPAQ ñanta Kutirichisun

Sumaq t’iqakuna wakllinanpaq Anchay PARAKAY Sara Phutirinanpaq
Ch’uya unuwan qarparisqa Allin sonquwan mirarisqa Mama pachata saminchaspa Inti Taytata yupaychaspa

Wayqey panay
Sayarichisun
Isqay kinsa saqsaywamanta Tawa pisqa Machupiqchuta Hanaq pacha much’ayunampaq Apukuna kusirikunanpaq

Llaqtamasillay Wasimasillay
Umanchista hoqarisun Nunanchista kallpachisun Kutimuchun munay kawsay Kallarichun mosoq kawsay

Kusqa puralla

Puririsun Huk yuyaylla Atipakusun.

Runa masiykuna Hoqmanta rumikunata Puririchisun Yapamanta qaqakunata Tanqarisun Tawantinsuyuta Qespirichisun
Qhapaq ñanta Paqarichisun.
Maki makilla
Uma umalla.

Hoqmanta k’ancharichisun Qorikanchata
Lluy teqsimuyupi lliphllirinanpaq Yapamanta hatarichisun
Qory qoyllor llaqtakunata
Tawa suyukunapi
Runakunaq Musphachakunanpaq

Haylli ! Haylli !

Autor: Isaac Soto Gamarra

                                                                                                                                                                      "Amor de verano"
Amor de verano
ardiente como la arena
bajo el sol.
Amor de verano
ferviente emoción
en mi frío corazón.
Amor de verano
cálido manto
sobre mi gélido espíritu.
Amor de verano
fulgurante rayo
que atraviesa mi alma.
Amor de verano
luz que ilumina
mi camino de tinieblas.
Amor de verano
fuego que hierve
mi sangre.
Amor de verano
con el invierno
te congelaste.


   
PACCHA (CUENTO)

El sonido de los pututos, se dejaba escuchar desde muy lejos. Estas conchas  marinas gigantescas traídas desde la Oceanía, eran sopladas con una fuerza inusitada anunciando la llegada del poderoso monarca Inca.
Era un acontecimiento poco o nada conocido por los lugareños quiteños.
El Inka Huayna  K’apaq llegaba a consolidar  sus dominios por esas tierras del norte.
Casi treinta años  habían transcurrido desde la llegada del último hijo del sol, señor, de todo el Tawantinsuyo, Topaq Inka Yupanqui . El había extendido sus dominios hasta  más allá  de estos límites. Ahora su hijo el soberano Huayna Kapaq, tras la muerte de su padre  llegaba a reafirmar  el poderío de los orejones. Este acontecimiento era algo extraordinario para los habitantes  de estas comarcas, que al paso del Inka le rendían pleitesía, le honraban  con los más dulces manjares y bebidas y le demostraban sus artes y danzas. Como también el inka escuchaba  muy solícitamente sus requerimientos, ordenando la construcción del k’apaq ñan,(caminos), puentes y tambos. Como era el representante del  Inty el padre Sol y de la pacha mama, tenía que obrar con justicia y equidad.
Pero su llegada a Quito, era  algo muy especial.Habían corrido rumores  de un alzamiento organizado  por un grupo  del pueblo de los cañaris  comandados por un general, del ejército, Este  incidente  hacía presagiar  que el Inka  iba a quedarse  por un  tiempo prudencial en la capital del Contisuyo-Quito, Nadie se imaginaba  que algo extraordinario iba a acontecer menos el  Inka.
Quito, era el centro del mundo, por ello era un lugar sagrado, a la vez un sitio muy hermoso y geográficamente  similar  a la ciudad sagrada del Qosqo, capital del Imperio.
Al ingresar el Inka, a este lugar en su litera de oro, con toda su séquito y su ejército, fue recibido por una comitiva encabezada por una mujer de extraordinaria belleza, que con sus encantos y su gracia femenina  de inmediato  subyugó al poderosos monarca . Ella era P’ACCHA, hija del gobernador de los cañarís .Su nombre  indicaba torrente  de agua y no era para menos lo que encerraba, el significado de este nombre, era una beldad de mujer, cuanto más la contemplaba el monarca se sentía más embelesado. Al punto de perder su equilibrio emocional. Sus ojos grandes como el capulí, su boca roja, ardiente como la fresa, su cuerpo tallado como la diosa Isis de los egipcios.( Sobradamente podía competir  en belleza con Cleopatra o con  Elena de Troya). A todos esos atributos físicos se le podía añadir, el encanto de su voz, era como el susurro de una suave caída de un  manante. La magia de la belleza femenina,  había surtido, El embrujo del amor, cautivó al Inka y se quedó prendado desde aquel día, rindiéndose a los pies de Páccha.
La trampa  había funcionado, los caciques de los pueblos cañaris, cayambis y caránquis , habían tramado este encuentro. Fue una maniobra certera para  aplacar la cólera  del monarca y más aun para que se quedara a vivir, complaciendo los caprichos de Paccha, la enigmática mujer quiteña .
Entre tanto los sacerdotes, del templo principal  de Qory Cancha, se  atormentaban con los malos augurios,  leídos en sus  oráculos. Negras sombras se avecinaban poniendo en peligro  el futuro del Imperio .
Desde aquel día fatal para la continuidad del Tawantinsuyo, el inka  fue perdiendo el liderazgo  de sus dominios, en vez de conquistar  más pueblos, s e dejó conquistar el corazón, por una mujer extranjera .Al punto de construirle una ciudad igual o más bella que la del Qosqo, ofensa que no perdonaron los dioses.
Fue el comienzo del final de un Imperio que abarcó los cuatro lados del mundo andino.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIRIAM LOPEZ AGUIRRE

Antonio Silva García

JUAN VILLENA ZÁRATE